Nació en Bogotá, Colombia el 2 de enero de 1992.
Termino su carrera de arte con énfasis en medios electrónicos y arte del tiempo en la universidad de los Andes en el 2016. Su trabajo se ha conformado por una serie de conciertos e instalaciones donde utiliza la manifestación de la electricidad ya sea en sonido o video como medio para revelar paisajes escondidos.
En mayo del 2016 presento su proyecto de grado llamado “Elektromugre” que condensa mi exploración del mundo sonoro de los campos electromagnéticos de la chatarra electrónica que nos rodea a diario.

No podemos sentir la electricidad, no la probamos, ni la vemos, tampoco la escuchamos y sin embargo está; nos rodea todo el tiempo. Los antiguos romanos creían que aquel que pudiera controlar el magnetismo debería saber que encontró la puerta al conocimiento escondido en el mundo: Todo en la tierra es regulado por este fenómeno: el “nexus unionemque”1 – una cadena que lo conecta todo, la fuerza que mantiene al mundo junto.

La electricidad ha fascinado al hombre por siglos, ha sido experimentada, demostrada y luego, con los siglos, controlada, almacenada y vendida. El proyecto de Alejandro Villegas se enmarca en un interés que comparten artistas, científicos y místicos: develar lo imperceptible. Pero no es una fascinación ingenua, Villegas hace una subversión del fenómeno, nos muestra los residuos, la chatarra; una arqueología prematura de los objetos que estamos desechando constantemente sin mayor reflexión. Su postura es consecuente con una corriente artística fundamental en la historia del arte electrónico colombiano: los chatarreros, artistas que reusan y resignifican objetos que el establecimiento exige desechar.

Elektromugre es una propuesta contundente. Un llamado a reflexionar sobre las implicaciones de la reutilización, reparación y recursividad frente a la tecnología. Estas características han estado ligadas a necesidades intrínsecas de los mal llamados países del tercer mundo, nociones que lentamente han quedado desplazadas por los acercamientos de quienes producen y comercializan tecnología. También es un llamado a la desobediencia a los manuales de uso y operación de las maquinas: “abra, rompa, reutilice y aprenda”- un manual de empoderamiento contemporáneo.

Sorry, there are no products in this collection